Cuándo tenemos la sensación de que nuestros mensajes llegan profundamente a nuestro destinatario, de que “le tocamos” de que somos perfectamente comprendidos? Cuando ponemos nuestro cuerpo y alma al servicio de nuestras ideas y lo hacemos de corazón. Descubre en este taller  que al igual que el espíritu y el cuerpo, el corazón nos permite ser auténticos, “tocar” a nuestros interlocutores, probar nuestras emociones y  RESONAR
Rellena ahora el formulario para inscribirte o para solicitar más información.